Puntilla fácil para tapete

¡Hola amigas! ¡Bienvenidas una vez más a mi canal! Me complace tenerlas aquí para enseñarles a tejer una hermosa puntilla fácil para tapete. En este artículo, cubriremos todos los pasos necesarios para crear esta puntilla y cómo hacerlo de manera sencilla.

Materiales necesarios:

  • Hilo de tu elección (recomendado: hilo brisa)
  • Gancho de crochet número 6
  • Tela o tapete donde aplicar la puntilla

Pasos puntilla fácil para tapete:

  • Agarra tu hilo y tu gancho de crochet. ¡Es hora de hacer magia!
  • Fija el hilo en la tela o tapete donde quieres aplicar la puntilla. Asegúrate de que esté bien asegurado, no queremos que se escape.
  • Haz un medio punto en la esquina para empezar. Es como darle un abracito al hilo.
  • Ahora, teje 6 cadenas y átalas en el mismo lugar. ¡Es una esquina en forma de nudo!
  • Repite el paso anterior: 3 cadenas y un medio punto. Repite, repite, como un loro, hasta llegar a la siguiente esquina.
  • Cuando llegues a la esquina, haz de nuevo 6 cadenas para formar otra esquina. ¡Las esquinas son como los puntos de referencia geniales!
  • Continúa tejiendo con 3 cadenas y un medio punto en cada lado del tapete. Crea una hilera feliz y uniforme.
  • ¡Asegúrate de que la primera esquina de cada vuelta sea la número 1! Es como decir «¡Aquí empieza la diversión!» en cada esquina.
  • Cierra la vuelta con un punto deslizado. Hazlo suave, como si estuvieras deslizándote en un tobogán.
  • En la siguiente vuelta, deslízate con puntos deslizados hasta llegar a las cadenas. ¡Son como pequeños saltitos en el camino!
  • Teje 3 cadenas y luego 4 puntos altos en el espacio correspondiente. Estos puntos altos son los súper altos de la pandilla.
  • Después, haz 3 cadenas y un medio punto. ¡Es como decir «¡Hola!» con estilo!
  • Repite el paso anterior: 3 cadenas y 4 puntos altos en el mismo espacio. ¡Es como un patrón de baile que se repite!
  • Sigue así, tejiendo abanicos de 4 puntos altos y saludando con piquitos en cada esquina. Es como una fiesta de abanicos y picos.
  • Cuando termines la vuelta, ciérrala con un punto deslizado. Es como decir «¡Hasta luego, vuelta!» con un gesto elegante.
  • Repite todos estos pasos divertidos hasta que la puntilla sea del tamaño que deseas. ¡Sigue tejiendo y disfruta del proceso creativo!
  • Ahora, remata el hilo y plancha la puntilla. Dale un toque final de estilo y suavidad.

¡Listo! Ahora tienes una puntilla súper divertida y única para tu tapete. Disfruta del resultado y muestra tu talento tejedor con orgullo. ¡Tejer es como hacer magia con hilos!

Comparte con tus amigos y amigas!

Deja un comentario